Cerro Porteño se queda con el cetro en la última jugada

En un partido de locos, que parecía imposible, Cerro Porteño sacó fuerzas de quién sabe dónde y tras un escándalo sobre final, remontó lo que parecía imposible. Comenzó con un hombre menos por la expulsión de Alan Benítez, perdía 2-0 hasta el minuto 99 y remontó de una manera poco creíble en el 101′.

El Aurinegro entró en un tumulto innecesario sobre el final, Gaspar Servio y Roberto Fernández se fueron expulsados y cuando parecía que ya no había fuerzas, remontó, empató 2-2 y es el campeón del torneo Clausura.

Lo que pasó en el Rogelio Silvino Livieres quedará en la historia del fútbol paraguayo. Sucedió algo prácticamente nunca antes visto. Un final que tuvo de todo y una remontada que ni en películas se guiona.

Apenas a los 10 minutos, Cerro ya se quedó con un hombre menos, por una irresponsabilidad total de Alan Benítez, quien metió un planchazo terrible sobre Marcos Cáceres.

A partir de ahí el rumbo del juego cambió totalmente. Guarani dominó el juego y a los 36 minutos puso el 1-0. Tras un jugadón de Josué Colmán, Alfio Oviedo puso el 1-0. El mundo se le venía abajo al Ciclón y todo sonreía para el local.

El Aborigen tenían al borde del nocaut al Azulgrana y en el inicio del segundo tiempo, ya era una fiesta aurinegra. A los 5 minutos de la complementaria, Marcelo González firmó el 2-0 con un derechazo, tras contragolpe fenomenal de Josué Colmán.

Guaraní tuvo todo para sentenciar el juego y desperdició muchísimos contragolpes. Remató al palo izquierdo de Jean que pudo haber sido el 3-0 definitivo, pero algo de milagro hubo en el arco azulgrana.

Cerro se fue arriba sobre el final y empujó como pudo. Guaraní lo tenía controlado, pero a los 92 minutos, cuando quedan 4’ de adición, hubo un tumulto que desacomodó todo. Gaspar Servio se fue expulsado por arrastrar a Rodi Ferreira dentro del campo, cuando el lateral estaba afuera por lesión. Empujones de aquí para allá y además del argentino, el zaguero Roberto Fernández vio la segunda amarilla para acompañar al arquero hacia vestuarios.

Cerro con 10 hombres, Guaraní quedó con 9, un lesionado y faltaban 5 minutos para que termine el partido.

El Ciclón empujó y empujó. Alberto Espínola le dio algo de vida con un gol agónico a los 99 minutos y con reloj en contra, volvió a jugar con el corazón y atacar como pudo. En ese momento ya era Marco Cáceres el arquero.

En la última jugada del partido, Alberto Espínola sacó un centro largo al segundo palo apareció el capitán Juan Patiño con un cabezazo terrible que se clavó en la esquina de Cáceres. 2-2 y Cerro campeón.

¡De película! El Ciclón remontó a su estilo conquistó su título 34.

Detalles del juego

Estadio: Rogelio Livieres

Árbitro: Giancarlos Juliadoza

Goles: 36’ Alfio Oviedo y 50’ Marcelo González (G); 99′ Alberto Espínola y 101′ Juan Patiño (CP).

Amonestados: Contrera, Florentín, G. Benítez, Servio, R. Fernández (G); Carrascal, Espínola, Patiño (CP).

Expulsados: 15’ Alan Benítez, por roja directa 102′ Juan Patiño, por doble amarilla (CP); 91′ Gaspar Servio, 93′ Roberto Fernández, por doble amarilla (G)

Alineaciones:

Guaraní: Gaspar Servio; Rodi Ferreira, Marcos Cáceres, Roberto Fernández y Guillermo Benítez; Marcelo González (69’ Matías Segovia), Rodrigo Fernández, José Florentín y Josué Colmán; Fernando Fernández y Alfio Oviedo (68’ Angel Benítez).

Cerro Porteño: Jean Fernandes; Alberto Espínola, Juan Patiño, Alexis Duarte y Daniel Rivas; Alan Benítez, Ángel Cardozo Lucena (72′ Adrián Martínez), Rafael Carrascal y Claudio Aquino; Federico Carrizo (46’ Enzo Giménez); Mauro Boselli (46’ Robert Morales).

Fuente: Versus