Lluvias, aludes e inundaciones dejan 84 muertos y 56 desaparecidos en noreste de Brasil

La cifra de muertos por las lluvias, aludes e inundaciones que se registran este fin de semana en Pernambuco, ascendió a 84, mientras que al menos 56 personas se encuentran desaparecidas, informó el gobernador de ese estado del noreste de Brasil, Paulo Cámara.

«Estamos ante una gran tragedia. Todavía no podemos tener certezas sobre la cantidad de desaparecidos porque continúan las búsquedas» dijo Cámara en rueda de prensa.

Las lluvias torrenciales que se registran desde el miércoles provocaron desastres este fin de semana, sobre todo en barrios periféricos y favelas ubicadas en colinas que han sufrido derrumbes.

Según el boletín de la actualización sobre la tragedia climática y edilicia en la capital del estado, Recife, y su región metropolitana, también fueron contabilizados 56 desaparecidos, 3.957 evacuados y 593 personas rescatadas por los equipos de socorro con vida de entre los escombros y en las aguas.

En Recife, uno de los puntos turísticos más importantes de Brasil, y los municipios que la rodean, se registraron escenas desesperantes, con morros desintegrándose por las fuertes lluvias y que arrastran casas en las favelas.

Barrios de clase media y clase alta como Boa Viagem o Pina también fueron afectados por las inundaciones, al punto de que los principales shoppings de Recife debieron cerrar debido al ingreso del agua a sus instalaciones.

El estado de Pernambuco decretó el estado de emergencia en nueve municipios.

Una comitiva del Gobierno nacional llegó hoy a la zona de desastre, integrada por el ministro de Desarrollo Regional, Daniel Ferreira, el de Salud, Marcelo Queiroga, el de Ciudadanía, Ronaldo Benton, y de Turismo, Carlos Brito.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, prometió visitar el estado de Pernambuco mañana lunes para interiorizarse de la tragedia.

La lluvia que se registrada desde el miércoles en parte de la región noreste de Brasil afecta también a a otros estados vecinos, como Alagoas.

El Ejército, los bomberos y vecinos buscaban este domingo entre los escombros y el lodo a personas desaparecidas.

La TV Globo mostró el caso de Luiz Estevao Aguiar, de Jardim Monte Verde, entre Recife y el municipio vecino de Jabotao de Guararapes, donde está ubicado el aeropuerto internacional de Pernambuco, uno de los estados más pujantes del nordeste de Brasil y uno de los más importantes puntos turísticos del país.

«Perdí a mi hermana, a mi cuñado y en total a once familiares. Esto nadie se lo esperaba», dijo el joven en una entrevista, al comentar cómo destruyó un alud la favela donde vivían sus parientes.

El Gobierno del estado de Pernambuco informó que los puntos más críticos son siete deslizamientos de morros que destruyeron favelas y barriadas a raíz de la fuerza de los torrentes.

Brasil está registrando en Pernambuco una tragedia vinculada a las lluvias y a los deslizamientos de tierra, la segunda a gran escala de 2022.

El 15 de febrero en la ciudad de Petrópolis, en la sierra de Río de Janeiro, las lluvias, aludes e inundaciones provocaron 233 fallecidos.

Fuente: Télam