Mujer colombiana morirá mañana con la aplicación de la eutanasia

A Martha Sepúlveda le quedan horas de vida y afirma estar feliz y tranquila. La mujer será la primera colombiana en su país en someterse a la eutanasia, es decir, morir por decisión propia. Su caso conmocionó a su país y al mundo, ya que si bien no tiene una enfermedad terminal, padece un intenso sufrimiento por una afección que la aqueja desde hace años.

Sepúlveda tomó esta drástica determinación tras ser diagnosticada con esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad muy dolorosa e incurable. Afirma que su vida se volvió un infierno con “este dolor en todo este tiempo”; no obstante, confirmó haberse puesto feliz al saber que su familia apoya su decisión.

“Su reacción fue reírse, dijo -vea, tengo esta enfermedad y me muero en tres años-. Pero lo dijo de manera muy jocosa, muy divertida, haciendo bromas. Mi mamá siempre ha sido una persona muy abierta a la muerte. Ella siempre ha dicho -yo no tengo miedo a partir, sino a la forma en la que voy a partir-”, contó su hijo Federico a BBC Mundo, tras la polémica que se armó en su país y a nivel mundial por su decisión.

Señaló que la mujer duerme más tranquila y se ríe más desde que supo que mañana domingo (10), a las 7:00 (hora local), van a quitarle la vida bajo su decisión firmada legalmente.

Es importante resaltar que en Colombia la eutanasia no es un acto penado desde 1997; sin embargo, nadie ha solicitado hasta hace unos meses, siendo Martha Sepúlveda la primera en hacerlo.

Iglesia Católica colombiana pidió a Sepúlveda no aplicarse la eutanasia

La Iglesia Católica emitió un comunicado público en el que le pidió a Martha Liria Sepúlveda considerar su decisión de acceder a la eutanasia este domingo 10 de octubre, una postura que asumió la mujer de 51 años, quien vive en Medellín, por el sufrimiento que le causa un padecimiento no terminal con el que vive.

Sepúlveda tiene Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), un padecimiento poco común y se convertirá en la primera persona del país en aplicarse la eutanasia por una enfermedad no terminal, lo cual es su derecho tras la decisión de la Corte Constitucional, en julio de este 2021, de ampliar las causales para solicitar la muerte asistida en Colombia a través de la eutanasia, la cual solo se podía en caso de estado terminal del paciente.

Sin embargo, el monseñor Francisco Ceballos, obispo de la Diócesis de Riohacha y presidente del Departamento de Promoción y Defensa de la Vida de la Conferencia Episcopal de Colombia, le pidió a Sepúlveda reflexionar mejor sobre su decisión y le recordó que no está sola, pues Dios siempre la acompaña. Sin embargo, la mujer ha manifestado públicamente que es católica, creyente en Dios y que está convencida de que él no la quiere ver sufriendo.

“Soy católica, muy creyente de Dios. Pero Dios no me quiere ver sufrir a mí. Ningún padre quiere ver sufrir a sus hijos. Estoy sufriendo. Creo en un Dios que no quiere verme así. De hecho, para mí, esto lo está permitiendo Dios”. “Ya uno con una esclerosis lateral, en el estado que la tengo, lo mejor que me puede pasar es descansar. No quiero sufrir más. Estoy cansada. Lucho por descansar” , había afirmado Martha hace algunos días atrás.

Ceballos, por su parte, indicó en el comunicado que “De acuerdo con nuestras más profundas convicciones cristianas, la muerte no puede ser la respuesta terapéutica al dolor y al sufrimiento en ningún caso. La muerte propiciada mediante el suicidio asistido o la eutanasia no resulta compatible con nuestra interpretación de la dignidad de la vida humana, como sí lo es la utilización de los cuidados paliativos”, expresó monseñor.

Para el obispo, Sepúlveda debe pensar de una forma más serena la convicción que tiene de morir, “lejos del acoso de los medios de comunicación que no han dudado en tomar su dolor y el de su familia, para hacer una suerte de propaganda de la eutanasia, en un país profundamente marcado por la violencia”.

Ceballos también hizo un llamado a los creyentes a orar por la mujer, por su familia y los profesionales que la acompañan en esta decisión.