Transportadora fue allanada esta mañana

Una comitiva fiscal-policial llegó esta mañana hasta la Transportadora San Ignacio, ubicada en el barrio San Isidro de Ciudad del Este, en busca de productos contrabandeados, específicamente prendas de vestir y calzados. También se allanaron las sucursales de Encarnación y Asunción.

El operativo estuvo encabezado por el fiscal Miguel Quintana, de la Unidad de Lucha contra el Contrabando, con acompañamiento de varias instituciones. En la capital del Alto Paraná, los intervinientes se incautaron de documentos contables e informáticos.

La Unión Industrial Paraguaya denunció ante el Ministerio Público, que remitió el caso al Departamento contra Delitos Económicos, y tras los trabajos de inteligencia, se llegó a la empresa de encomiendas.

Al respecto, Edgar Cuevas, de la UIP, explicó que “existe un sistema de trabajo desde Foz de Yguazú (Brasil) y hay personas que hacen las entregas desde Ciudad del Este y redistribuyen en todo el país. El problema que tenemos ahora es que las transportadoras operan de manera diligente, es decir, no están aplicando las normativas que el Estado les exige en donde tienen que declarar taxativamente el contenido de las cajas. Hoy están diciendo caja uno caja dos, color rojo, pero no está acompañando la nota de remisión ni la factura”.

Por su parte, el fiscal Quintana mencionó que con la investigación se pudo corroborar que la comercialización de productos de contrabando se realiza a través de las redes sociales. “La manera de hacer llegar esos productos al consumidor final serían por las transportadoras. En ese sentido, venimos a verificar local de Transportadora San Ignacio para observar los productos que tienen que podrían ser calzados y prendas de vestir”, indicó durante el allanamiento realizado en la ciudad de Encarnación. En este lugar se encontró un lote de 50 cajas que venían embaladas para encomiendas, además de varios documentos.

Las mercaderías requisadas fueron enviadas para su resguardo a cargo de COIA y su posterior verificación con una orden judicial por tratarse de correspondencia.

Fuente: Diario La Clave